La era de la velocidad, de las prisas

En el siglo XXI todo el mundo parece tener prisas, para ir al trabajo, para recoger a los niños del colegio, en la cola de la compra y hasta en las relaciones personales. Pero esta rapidez tan desaforada se traduce en más accidentes, menos productividad, más contaminación, mayor insatisfacción y un sistema que fracasa en el propósito último de proporcionar bienestar y estabilidad a toda la ciudadanía.

bici 1

El secreto para evitar todo esto es la lentitud. La lentitud bien entendida, la que nos permite hacer las cosas a una escala humana pero sin perder eficiencia. En esta época del culto a la velocidad, la bicicleta surge como un elemento ‘revolucionario’. La bicicleta es un buen antídoto para luchar contra la extendida adicción a la velocidad, porque no es veloz en sí misma, aunque es capaz de llegar incluso antes que otros medios de transporte que son capaces de adquirir grandes velocidades. Y es que como bien dice el refrán: ‘no es mejor el que más tiene sino el que menos necesita’.

Anuncios

Gran éxito de PTPCycle en las piscinas de San Amaro

Nuestra presencia ayer en las piscinas de San Amaro fue todo un éxito, más de 200 personas quisieron acercarse para conocernos. Por ello queremos daros, nuevamente, las gracias. Muchos deportistas nos dijeron que utilizarán la bici en un futuro y, en general, los usuarios de las instalaciones deportivas se mostraron muy receptivos a cambiar su manera de moverse por la ciudad. ¡Incluso alguno nos pidió que le diéramos algún consejo mientras estiraba después de haber hecho deporte!

ptp san amaro

Las siguientes citas son, de nuevo, en el centro de la ciudad los días 18 y 22 de septiembre, coincidiendo con la Semana Europea de la Movilidad. Además, más adelante iremos a la Universidad para informar a estudiantes, profesores y trabajadores de la UBU sobre los medios de transporte sostenibles, la red de carril bici y muchas cosas más.

ptp san amaro 2

ptp san amaro 3

‘Subiros a las dos ruedas y veréis la vida de otra manera’

 

Una ciudad con bicicletas es una ciudad feliz

‘Las ciudades se erigen en columnas espirituales. Como espejos gigantes, reflejan los corazones de sus residentes. Si esos corazones se oscurecen y pierden la fe, las ciudades perderán su brillo”. Con esta cita del poeta y filósofo persa Shams-i-Tabrizi, el diseñador urbano danés-canadiense Mikael Colville-Andersen concluye una intervención en TEDxZúrich en la que resume por qué deberíamos comenzar a replantearnos nuestra forma de diseñar ciudades. Llevamos equivocados más de un siglo.

Colville-Andersen explica que el empleo de bicicletas y, sobre todo, el progresivo abandono del automóvil resulta crucial, no sólo porque reducirá el elevado número de muertos en accidentes, fomente el ejercicio físico o reduzca la contaminación, sino porque influirá en el bienestar del ser humano. Para el diseñador, el medio de transporte en el que nos transportamos de un punto a otro de la ciudad define las relaciones que mantenemos con nuestro entorno y con las personas con las que habitamos.

MÁS SEVILLA

Un pequeño paso para el hombre, un gran paso para la humanidad

Durante siglos el ser humano no necesitó automóviles ya que en un primer momento estos fueron rechazados puesto que no tenían cabida en las ciudades. Las bicis servían para pasear, para desplazarse a la tienda local o jugar. Todo ello cambió con la llegada del coche, que provocó que las ciudades y las relaciones humanas comenzasen a cambiar.

La progresiva urbanización de la era industrial provocó que las calles dejasen de estar frecuentadas por transeúntes y comenzasen a llenarse de coches. Además, se estigmatizó a aquellos que cruzaban por donde no debían llamándolos ‘paletos’. Durante el siglo XX, las calles fueron abandonadas por el ser humano y anegadas por los coches, algo que provocó un rápido aumento de las muertes en accidentes y la contaminación.

bicicleta_ciudad

A ello había que añadirle otro problema. Los principios que generaron el trazado de las ciudades por donde debían circular los automóviles eran particularmente cerrados, y dejaban fuera las costumbres humanas. Los ingenieros diseñaban las ciudades para que los hombres las habitasen. Pero, como explica Colville-Andersen, han de ser los habitantes de las ciudades quienes creen los caminos que ellos transitarán. Y ahí se encuentra la solución.

Las líneas de deseo

En español no existe un concepto semejante al anglosajón ‘desire path’, que podría traducirse como ‘líneas de deseo’, y que fue enunciado por primera vez por el filósofo Gaston Bachelard. Se trata de todos esos caminos que se generan a partir del paso de los usuarios por ellos aunque no existen de antemano, como ocurre con un camino en el bosque.

Como explica el diseñador, un carril bici en su ciudad natal, Copenhague, surgió a partir de una de estas líneas de deseo. Miles de ciclistas se introducían por la acera para llegar a una calle paralela y, en lugar de cerrar el acceso para que estos siguiesen el rumbo predefinido, se creó un carril en dicho paso. En definitiva, se trata de adaptar la ciudad al ser humano, no al revés.

holandesa

Colville-Andersen defiende que la observación del comportamiento de los usuarios garantizará que la ciudad se comporte como la gente quiere y no como los ingenieros han definido. Ello implica que se adopten soluciones que generalmente se descartan rápidamente, como limitar la velocidad de los automóviles, ampliar el tamaño de las aceras o crear más carriles bici.

carril-bici

¿Cuál es el problema de los automóviles si los comparamos con las bicicletas u otros medios de transporte como el autobús o el tren? La respuesta fue proporcionada por la propia hija del diseñador que, a sus tres años y medio, explicó a su padre que los automóviles son estúpidos ‘porque no se ve a la gente en su interior’. Colville-Andersen recuerda que los coches no sólo son menos seguros y contaminan más, sino que contribuyen al aislamiento social propio de la sociedad postindutrial.

En última instancia, el problema radica en que hemos creado ciudades donde el ser humano no puede convivir con los demás. Colville-Anderson recuerda que muchos no utilizarán los carriles bici al principio, pero de igual manera que ahora vivimos enganchados a nuestros smartphones, que apenas existían hace unos años, un buen diseño de los carriles bici provocará la necesidad del ciudadano de emplearlos. Además, ello mejorará el comportamiento humano: el diseñador recuerda que los ciclistas no rompen las reglas porque lo deseen, sino porque las ciudades no están pensadas para ellos.

Lo famosos también usan la bici

Hay quienes todavía piensan que bicicleta y glamour son conceptos totalmente opuestos, sin embargo, se equivocan, pues en el siglo XVIII ya había artistas que empleaban este medio de transporte en su vida diaria. Probablemente la primera celebridad que prestó atención a la bicicleta fue el poeta John Keats (1795-1821), que en una carta a unos parientes americanos hablaba del velocípedo, uno de los predecesores de la bici actual, como la moda del año 1819 en Inglaterra.

brigite

Desde entonces, cada vez más celebridades se han apuntado a la moda de la bici. Reyes, actores, políticos, cantantes y deportistas de diversa índole se han visto seducidos por ellas, y es que la bicicleta es un complemento más.

36967-alessandra-ambrosio-durante-una-sesion-de-fotos

En 1996 el urbanista Mikael Colville-Anderseneste hizo una foto de una chica que recorría Copenhague en bici. La publicó en su blog y, de manera inconsciente, acabó siendo el inicio de Copenhaguen Cycle Chic, una web donde comenzó a publicar imágenes de los ciclistas más cool de la capital danesa. En las fotos aparecen personas de diversas nacionalidades con su bici y accesorios variopintos como pañuelos, gorras, trajes de tweed, minifaldas o bailarinas. Y es que el eslogan de este movimiento es ‘Vístete para el destino, no para el camino’.

chico viste ropa

Más tarde, la industria de la moda comenzó a incluir la bicicleta en sus números, como por ejemplo la revista ‘Vogue’. Además, famosos como Brigitte Bardott, Sarkozy, Geri Halliwell, Hugo Silva, Naomi Watts o Brad Pitt se han dejado fotografiar en bici.

brad pitt

Hay quienes montan en ella con unos espectaculares tacones, tratando de demostrar que el glamour y la bici no están reñidos. No obstante, no es necesario ir como una modelo para fomentar los pedales. Pero no todos los famosos muestran su cara más glamurosa en bici, sino que además de emplearla para moverse por la ciudad, participan en maratones solidarios vestidos con los típicos equipamientos de carreras.

bici tacon

Superficial o no, la bicicleta ha llegado a todos los rincones del mundo, unos la usan con zapatos, otros con deportivas, el cómo no importa, importa hacerlo.

bicicletas-moda

Una bicicleta imposible de robar

Cada vez más ciudades apuestan por el carril bici o buscan fórmulas para fomentar el uso de este medio de transporte sostenible. Es un vehículo que no contamina, ocupa poco espacio y es el mejor aliado contra el sedentarismo, sin embargo, es muy vulnerable, un caramelo al alcance de los ladrones.

CANDADO

Según las últimas estadísticas el dueño de una bici en la ciudad rara vez puede conservarla durante más de tres años. Aún así, en España se venden al año más bicicletas que coches. Y es que, son muchos los que prefieren la bicicleta como medio para desplazarse en la ciudad, aunque saben que siempre hay que ponerla un candado si no quieren que los ladrones hagan una de las suyas. Pero aún así, muchos han visto cómo sus bicis han sido sustraídas.

Un candado en sí misma

Por ello, tres jóvenes chilenos han creado una bici que no se puede robar. Una bici que se protege de todos aquellos que quieran llevársela y no sean sus dueños.

YwqPuCg

Hasta ahora no existía un método infalible para evitarlo: dejar la bici en calles transitadas, atarla por las ruedas, el sillín y el cuadro. Pero esos consejos quedan para el recuerdo con Yerka, una bicicleta que es un candado en sí misma.

bici no robo

Los chilenos Andrés Roi, Juan Monsalve y Cristóbal Cabello, estudiantes de la Universidad Adolfo Ibáñez, después de ver que sus ahorros siempre debían invertirlos en una nueva bicicleta, puesto que la suya se la habían robado, decidieron buscar una solución: una bici que es un candado en sí misma. Además si alguien rompiera su invento ésta no se podría volver a utilizar, por lo tanto no tendría sentido tratar de llevársela.

Su invento, compatible con cualquier diseño de bicicleta, incorpora un marco con un tubo inferior que se puede doblar, generando dos brazos que junto al tubo del asiento se pueden cerrar funcionando así como lo haría un candado. Mirad:

Aunque todavía no hay fecha de lanzamiento, ni precios, puede que el invento de estos jóvenes estudiantes se convierta en la solución para miles de personas que cada año ven cómo su bici ‘desaparece’.